5 Beneficios de darle plastilina a tus niños.

228 0

La plastilina es uno de los juguetes preferidos de los niños. Todos, en algún momento de nuestras vidas, hemos jugado con ella. Para algunos era un simple juego en el que formábamos figuras amorfas. Y para muchos otros, fue la primera incursión hacia nuestra creatividad y nuestro primer contacto con el arte. Aunque lo mejor es darle plastilina convencional a tus niños a partir de los 3 años, los más pequeños también pueden divertirse si creas tu propia plastilina a base de harina. Mientras tanto, acá te dejamos 5 Beneficios de darle plastilina a tus niños.

La plastilina y sus beneficios.

  1. Estimula la creatividad. La primera es la más obvia e importante. Luz Betty Torres, artista plástica y autora del libro El Libro de la plastilina, menciona que por el carácter mismo de esta masa, los niños son capaces de acercarse con más confianza y libertad, lo que les permite experimentar como quieran lo que su imaginación les indique.
  2. Motrocidad fina. Otro beneficio importante es la capacidad que adquieren de ejecutar movimientos más precisos. Esta motrocidad requiere de movimientos más precisos y voluntarios, interacción con objetos, moldeo y el agarre de piezas pequeñas. Todo eso se estimula a través del juego con esta masa, lo que repercute también en el momento en el que empiecen el proceso de lectoescritura. Ya que, los niños que juegan con plastilina adquieren con más facilidad la capacidad para manejar el lápiz y realizar trazos.
  3. Metas a corto y largo plazo. Al trabajar con plastilina, los niños, en el proceso creativo, lo normal es que se planteen realizar figuras de moda. Pronto se dan cuenta de que no es tan fácil como parece y, en medida de que mejoran, se plantean retos cada vez más difíciles. Así planean, paso a paso, el proceso a seguir para alcanzar su objetivo. Aquí radica la importancia de reconocer y valorar su esfuerzo y felicitarlo, sin dejar de lado la estimulación para mejorar, cuidando que no pierda la motivación.
  4. Concentración. Este punto es especialmente importante para los niños con hiperactividad y déficit de atención. Trabajar con plastilina les regala un momento de concentración que otros juegos no proporciona. Debido a la libertad que otorga el juego, es correcto pensar que los niños desbocan su exceso de energía en esta actividad. Esto los ayuda a desarrollar su capacidad de concentrarse.
  5. Relajación. Por último, y lo más importante para los niños. El momento en el que los niños se sienten a jugar con esta masa debe ser tranquilo y sin tensiones. No debe haber factores estresantes que lo pongan nervioso. Esto la convierte en una actividad ideal después de realizar algún esfuerzo como leer.

Para los hijos únicos y madres primerizas.

Antes de terminar, es pertinente recordar y resaltar algunas recomendaciones de uso. Es importante que tengamos cuidado en no comprar una masa que sea tóxica. Lo mejor es que, si bien no la elaboremos nosotros mismos, la compremos en almacenes de cadena. Y, por último, es bien importante supervisar en todo momento la actividad de los pequeños y ayudar a su motivación y estimulación.

Entendemos que puede ser difícil manejar una actividad que es más compleja de lo que parece. Sobre todo si nos leen madres primerizas. Afortunadamente, existen lugares que nos ayudan a integrar a nuestros pequeños a este tipo de juegos. En Polanco, Mockocity, se encarga de darle un espacio seguro bajo techo a los niños. Aquí tendrán la oportunidad de desarrollar sus habilidades motrices y su independencia. Cuentan con taller de masa mágica en el que podrán crear su propia plastilina moldeadora.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *