Análisis del partido vs Alemania. La selección de los soñadores.

392 0

Atentos porque acá están las conclusiones y el análisis del partido entre México y Alemania. La selección azteca consiguió un resultado inédito e inesperado en suelo ruso. Y esto, por supuesto, merece un artículo aparte. Disfrútenlo.

Las claves del partido.

Debo aceptar que México superó todas mis expectativas. El parado, en teoría, pintaba para ser agresivo y ofensivo, como lo indicaba la ausencia de un contención nominal. Sistema 4-2-3-1, con Guardado y Herrera como doble pivote. Vela delante de ellos y, el tridente ofensivo, partía con Lozano por izquierda, Layún por derecha y, Javier Hernández, por el centro.

Las claves, sorpresivamente, pasaron por lo defensivo. Cuando se publicaron las alineaciones, muchos pensamos que México sufriría en defensa por la ausencia del contención nominal. Pero no fue así. Tanto Herrera como Guardado se fajaron y dejaron sin ideas a Özil, Draxler, Müller y Kroos. El partido de Héctor Herrera fue tan bueno, que completó 6 regates de 7 que intentó. Ganó 17 de sus 26 duelos individuales. Tuvo 8 recuperaciones de balón y completó el 81% de sus pases. Además, le ganó TODOS los duelos en el medio campo a Toni Kroos. Nada menos que el actual tricampeón de Champions League con el Real Madrid. PARTIDAZO del ’16’ de la Selección Mexicana.

La otra clave pasó por la apuesta de LayúnGallardo. Dos de los más cuestionados del equipo se encargaron de despejar dudas. La decisión del ‘7’ sobre el ‘Tecatito’ se debió al recorrido defensivo. Conscientes de que Miguel defiende mejor que Jesús Corona, Osorio apostó por él para apoyar a Salcedo en labores defensivas. Además, Layún generó una importante superioridad en el medio campo. Metiéndose como un marcador más cuando México defendía y apareciendo como otro delantero cuando Carlos Vela buscaba un receptor. Así, cuando Toni Kroos o Khedira recibían el balón, siempre estaban marcados por dos futbolistas mexicanos. Por otro lado, el ahora lateral/extremo de Rayados de Monterrey se comportó a la altura de un debut mundialista. Nunca superado en duelos contra Thomas Müller o Josua Kimmich.

La selección de los soñadores.

La principal clave del triunfo es la unión, la mentalidad y la determinación de este equipo. Nunca se cansaron de apretar. Jamás se escondieron. Y nunca se sintieron menos. Y, lo más importante, nunca dejaron de creer. Estos jugadores entienden algo muy valioso: para lograr algo, primero tienes que sentirte capaz. Primero tienes que creer que puedes. Y, cuando las cosas fueron mal, entendieron que tenían que sufrir juntos. Hay que aprender a sufrir. Y estos jugadores lo hicieron. Perdieron, aprendieron y, eventualmente, ganaron. Esta victoria es una muestra total de superación personal. De sueños, de esperanza y de confianza. Porque no sabemos si son la mejor generación de la historia. Y no sabemos si vamos a llegar al quinto partido. No sabemos si seremos campeones del mundo este Mundial o en 30 años. Pero sí sabemos que todo empieza con un sueño. Y, esta selección de soñadores, fue la primera en atreverse a hacerlo.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *