¡Francia es campeona del mundo! Análisis de la final de #Rusia2018.

130 0

La Final de #Rusia2018 terminó y, con ella, el Mundial de Rusia. Francia se coronó campeona y es momento de analizar las razones de esta hazaña. Desde un juego colectivo tremendo, pasando por la capacidad de sufrir, hasta una contundencia bárbara. Acá están las razones de que Francia sea campeona del mundo. Disfrútenlo.

Una selección destinada a la grandeza.

La selección de Francia cuenta con un promedio de edad aproximado a los 26 años. Joven considerando que el promedio de edad de todas las selecciones campeonas del mundo es de 31 años. Y no sólo eso, sino que sus referentes, como Antoine Griezmann, Mbappé, Kanté, Umtiti y Varane, no superan los 28 años de edad. Esta selección tiene elementos para competir, fácil, en otros 3 Mundiales. Es una selección destinada a la grandeza.

Las claves futbolísticas pasan, principalmente, por un juego colectivo tremendo. Y ojo, porque “jugar bonito”no siempre significa jugar bien. Francia, consciente de que no tiene a un mediocampista de las características de Modric en su equipo, rodeó su jugo alrededor de las cualidades de sus hombres. En todo el certamen, el bloque Kanté/Matuidi/Pogba fueron una máquina de recuperar balones. Además, su dupla de centrales se jacta de ser, sino la mejor, una de las mejores del mundo. Y con la velocidad de Mbappé y el último toque de Griezmann, el plan estaba cantado. Esta selección jugó a defenderse bien y atacar con inteligencia. Solidez defensiva, presión alta, juego rápido y directo y una contundencia descomunal. Una selección que sabía a qué jugaba y lo interpretaba a la perfección.

Croacia, el caballo negro que se metió a la final.

Croacia tiene poco que reprocharse. De firmar un fracaso rotundo en Brasil 2014, a ser finalistas de Rusia 2018. Es una selección que sufrió para llegar, pero que supo cómo hacerlo. A pesar de no ganar el torneo, difícilmente se olvidará lo que Croacia logró. Sellaron el mejor resultado mundialista de toda su historia y llevaron al límite, por momentos, a Francia.

Croacia se puso en la final, principalmente por sus dos mediocampistas: ModricRakitic. El del Real Madrid y el del Barcelona llevaron a su selección a una final de Copa del Mundo por primera vez en su historia gracias a su gran juego colectivo. Luka puso esa chispa, ese regate y esos trazos milimétricos que lo caracterizan e Iván dio partidazos recorriendo grandes distancias. Se complementaron a la perfección y, aunado al gran momento de Perisic y el portero Subasic, fueron la sorpresa del mundial. Reconocimiento absoluto a dos de los mejores mediocampistas del mundo y de la época y a la mejor generación croata que se ha visto jamás. Hay que decirlo sin miedo.

Ganó el mejor, pero sobretodo, ganó el fútbol.

Difícilmente alguien iba a ganarle a esta Francia. Los galos exhibieron una cualidad que pocos equipos en el mundo -y en la historia del deporte- han exhibido: capacidad de sufrimiento. La fortaleza emocional de Francia los llevó a soportar momentos de superioridad importante y a capitalizar las pocas que tuvieron. Un Mundial ganado desde la mentalidad, la calma y la calidad. Merecidos campeones.

Por otro lado, Croacia nos dejó en evidencia que, si se trabaja, no sólo se pueden imaginar grandes cosas, sino también lograrlas. Los de Zlatko Dalic no deberían reprocharse nada. Este resultado ya es histórico, pero estoy seguro que irán por más. Ojalá que este sea el inicio de una nueva selección que imponga respeto y sea cada vez más protagonista de la élite mundial. Mientras tanto, hay que reconoceraplaudir y, sobre todo disfrutar del fútbol de Croacia.

Qué fiesta fue Rusia 2018, eh. Qué fiesta. Y qué ganas de que ya inicie Qatar 2022. Hasta la próxima.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *