Mighty Fucking Beast: la hamburguesa más grande de la CDMX.

212 0

La primera vez que me dijeron que probaría una hamburguesa de 7 carnes simplemente no lo podía creer. ¿¡7 CARNES EN UNA HAMBURGUESA!? Me parecía una bestialidad. Me pasé la semana pensando en ello y, cuando por fin pude probarla, me sorprendió saber que era más que una simple hamburguesa. Acompáñame a conocer más sobre la Mighty Fucking Beast.

La Mighty Fucking Beast de cerca.

Llego a El Gringo Naco y me reciben con papas fritas al ajo y distintos polvos de chile. Para mi suerte, alcanzo a ver la preparación de la hamburguesa. El cocinero me comenta que la carne puede cocinarse al término de mi preferencia, pero que recomendaba el término medio. Siguiendo su consejo, pido que las 7 carnes –de 200 gramos cada una– sean cocinadas en ese mismo término. Mientras, las 14 tiras de tocino eran puestas en la plancha para que su grasa sirviera de antesala a la carne. Antes de que me diera cuenta, los 7 niveles de carne eran puestos uno sobre otro para darle paso a la majestuosa Mighty Fucking Beast. La grasa se escurría de cada una de ellos y los 7 tipos de queso distintos se asomaban de cada una de las carnes.

Mi primera pregunta fue: ¿CÓMO ME VOY A COMER ESTO? La verdad es que lo intenté de varias maneras. Intenté voltear la cabeza, pero me di cuenta que era bastante anti-estético. Al final, me decidí por arrancar pedazos de la carne, al tocino y el pan. El pan la verdad es que no era la gran cosa. Me contaron que era artesanal y que su surtidor era especial, pero sinceramente no noté nada diferente. El tocino tenía un sabor muy rico y se notaba de inmediato que era de primera calidad. Sin embargo, el complemento estrella fue la carne.

El término medio respetaba muy bien su sabor, lo que me permitió disfrutar totalmente de la experiencia. Para describir el sabor, tienes que recordar la primera vez que probaste tu platillo favorito. O tu primer corte de carne. La carne se deshace en tu boca llenando de sabor todo tu paladar. Y de inmediato sabes que estás ante algo extraordinario. No alcancé a comer más de la mitad de la hamburguesa, pero sin duda habría comido esa carne todo el día. Sin temor a equivocarme, es la mejor carne de hamburguesa que he probado en mi vida. Y la verdad es que no hay otra que se le acerque.

¿De verdad vale la pena esta bestialidad?

Ahora bien, hay que poner las cosas en contexto. La Mighty Fucking Beast cuesta $500. Y, la verdad es que es difícil darle una crítica negativa a esta hamburguesa. Por la carne, el tamaño y los tipos de queso. Pero, ¿pagar $500 por una hamburguesa? Hay que decir las cosas como son: la carne, por más buena que sea, sigue siendo carne de hamburguesa. Y, por lo mismo, el target no son las personas que disfruten los cortes de carne. Sin embargo, es cierto que una persona normal no se come sola esta hamburguesa. Por lo que si te la comes con un amigo, pagar $250 por la calidad de la carne y el tamaño, me parece bastante más razonable. Y, si se la comen entre 4 personas, que me parece es el grupo ideal para domar a esta bestia, el precio disminuye a $125.

Por $125, esta hamburguesa ya puede competir contra cualquiera de fuera e imponerse sin problemas. Inclusive, si tú y tus amigos son de buen diente y se la comen entre 3, el precio sigue siendo razonable. Si tuviera que ponerle una calificación en una escala de 1-5, mi calificación sería 4. Y es que, es cierto que la calidad es muy superior a la de cualquier hamburguesa que he probado, pero es una experiencia que, si no te gusta este tipo de comida, difícilmente vas a repetir. Probablemente, sea una experiencia de una vez en la vida. Sin embargo, es una experiencia que, sí o sí, tienes que vivir.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *