Postales de Café: el origen de un consumo.

174 0

Hace poco estuve con nuestros amigos de Postales de Café. Me di cuenta que, muchas veces, este tipo de establecimientos van más allá del producto final. Muchas veces, el producto final no es más que el resultado de la lucha, el sacrificio y, sobre todo, la pasión. La pasión de, en este caso, preparar y tomar café.

Miranda Edelmann, miembro de la quinta generación de la familia Edelmann, nos contó un poco sobre su historia. Pero, antes de empezar a hablar sobre Postales de Café, hay que hablar sobre la finca que provee de materia prima nuestra experiencia.

Finca Hamburgo: el inicio de todo.

Miranda me contó que una de las razones para iniciar este proyecto fue la Finca. La finca se ubica en el Soconusco, Chiapas. Ella creció y vivió ahí mucha parte de su vida, por lo que ama el café. No sólo lo ama, sino que es una parte intrínseca de lo que la hace ser ella misma. Nos contó que la Finca exporta más del 80% de su café a otros países. Y, mientras gente en Alemania, Francia y otras partes del mundo consumen uno de los mejores cafés del mundo, en México se consume uno de menor calidad. Y no sólo es que sea más caro importarlo y sea de menor calidad. Sino que la gente cree que es mejor por el hecho de ser de otro país.

Consciente de esto, Miranda se mudó a la Ciudad de México para continuar con sus estudios y, posteriormente iniciar su proyecto. Este proyecto nace con la misión de cambiar la visión de las personas. De hacerlas un poco más conscientes del consumo del café y de lo que representa para México.

Postales, un vínculo con el origen.

Este lugar es cero pretencioso y, prueba de ello, es la respuesta de Miranda cuando le preguntamos cuál era el mejor café del mundo. “El mejor café del mundo es el que le gusta a la gente”. Miranda entiende que no cualquiera vive su pasión como ella. Porque sabe que la experiencia de tomar café no es una sola. Son muchas. “Hay personas que le ponen 3 cucharadas de azúcar. Y hay otras que lo toman negro o con leche. Ya depende de cada quién.” Nos contó otras cosas como lo difícil que es al principio. No sólo por el hecho de crear algo distinto. Sino también por la constancia. Por el serle fiel a tus ideas. Y la paciencia que se requiere para lograr tus objetivos.

Por último, me dio mucha curiosidad preguntar por el origen del nombre. Al contestar, Miranda me contestó con una joyita:

 

Una postal es el vínculo; entre el lugar de origen y el consumidor final.

 

Postales de Café es un lugar para todos. Para los que toman un café cargado para despertar por las mañanas. O para aquellos que, con delicadeza, saborean cada sorbo de su taza. Lo más importante, es disfrutarlo. Y, si podemos ser un poco más conscientes de nuestras riquezas, ¿qué más podemos pedir?

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *