Recordando la tragedia vs Holanda.

217 0

Corría el minuto 93′ del partido. Ocatvos de Final del Mundial 2014. En suelo brasileño, nuestro combinado venía de hacer una fase de grupos buenísima y se enfrentaba contra Holanda. Este era el partido. El momento en el que todo México vería alcanzar a su equipo los Cuartos de Final. ¿Te acuerdas de la última tragedia mexicana en Mundiales?

Crónica de la tragedia.

El primer tiempo se jugó parejo. La Selección Nacional, con valentía, incomodó al cuadro de Louis Van Gaal. Héctor Moreno, en una disputa contra Robben, salió lesionado del partido. Mientras que, el veterano Salcido, jugaba por el suspendido José Juan Vázquez. Luego de algunas jugadas de peligro por parte de México, la primera mitad se terminó sin goles, pero con la sensación de que podíamos hacer daño. Y así fue.

En la segunda mitad, a 3 minutos de su inicio, Giovanni Dos Santos recibió el balón entre dos jugadores de Holanda. En una acción de otro partido, en una jugada que pocos jugadores de México son capaces de hacer, sacó un disparo de media distancia. El balón rasante pasó ante los ojos incrédulos de Jasper Cillessen para colarse en su arco. México ganaba 1-0 y la ilusión de ver a nuestro equipo en el quinto partido crecía.

Los dirigidos por Miguel Herrera fueron capaces de aguantar el resultado por más de 40 minutos. Pese a esto, México se asfixiaba cada vez más en la presión holandesa. Estábamos a 3 minutos de alcanzar la gloria. En el minuto 87′, tras un mal rechace a la boca del área y con un tiro de media distancia de Sneijder, se empató el partido. Nadie lo podía creer. Los fantasmas de la maldición acechaban. Justo cuando pensábamos en los penales, sucedió la tragedia. Arjen Robben llegó a línea de fondo por la banda derecha. Y, luego de recortar a algunos jugadores en el área, cayó estrepitosamente. ¡Penal! Penal al minuto 93′. El estadio se quería caer. Todo México se quería morir. Ante la mirada atónita de todos los aficionados mexicanos, Huntelaar hizo efectiva la pena máxima, terminando así con todas nuestras ilusiones.

¡No era penal!

Nadie se lo podía creer. El 29 de Junio del año 2014 nació un nuevo enemigo nacional. Las redes sociales se llenaron del famoso hashtag que, hasta mucho tiempo después, fue superado parcialmente. El #NoEraPenal sonaba en escuelas, oficinas, zonas residenciales y transporte público. El ambiente era de luto totalmente. Un sentimiento comparado con una muerte. Con un sismo, una inundación o cualquier desastre natural. Nadie quería hablar de nada sino era para mentarle la madre a Robben. Muchos, incluso, lloraron. Y, aunque mucha gente ya lo superó, quedó tatuado en nuestra memoria el recuerdo del día que alguien nos robó. No sólo un partido de fútbol. Fue más que eso. Fueron las ilusiones. Las esperanzas de ver a nuestro equipo alcanzar el tan esperado quinto partido. A pocos días de cumplirse el cuarto aniversario de esta comedia trágica, nunca es mal momento para recordar que #NoEraPenal.

Related Post

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *